Esta web utiliza cockies propios y de terceros para optimizar y adaptarse a su navegación y preferéncias, además de otras tareas. Si continua navegando entenderemos que accepta nuestra Política de privacidad.

Acepta Más información
n° visitas: 158922   |    |  Aviso legal
Cesta de la compra
Cesta vacia
 
Curiosidades históricas
NUESTROS ABUELOS Y EL CERDO

En las casas de nuestros abuelos normalmente tenían animales por su propio consumo. El cerdo era uno de ellos puesto que aparte de que podía comer de todo después una vez sacrificado se aprovechaban todas sus partes *desde los pies hasta la nariz.
Era un animal que todos los labradores criaban y cuando lo tenían bastante graso lo sacrificaban . Normalmente lo hacían en invierno puesto que la carne se conservaba mejor y era cuando el hombre necesitaba más alimento para combatir el frío.
Así como había un matadero municipal( *matadero) para sacrificar ganado de lana y de cabras, los cerdos se mataban en la calle delante de casa. El ayuntamiento no dejaba que se mataran los cerdos todos los días del año. Daba permisos según el tiempo que hacía ,solía ser del mes de octubre al mes de marzo.

La mayor parte de la carne ( costilla, hígado, lomo::) se conservaba o con sal o haciendo el que se decía “ el confitado” que consistía al hacer hervir la carne y ponerla en jarras llenas de la misma manteca del cerdo.
La parte de la espalda y del cuello( tocino) la salaban y la colgaban a la despensa por el consumo de todo el año.
Algunas familias *benestants tenían el privilegio de matar más de un cerdo y así poder salar alguna pierna ( jamón). La pierna la cubrían con sal y por sobre ponían piedras para así favorecer que se escurriera toda el agua de la carne. Para asegurar su curación se tenía que girar alguna vez. Este *proceso ya lo utilizaban a la edad mediana y se mantuvo casi hasta todo el siglo XX.

La matanza del cerdo la hacía toda la familia del más chico hasta el más grande. Para empezar se separaban las partes de magro y las de grasa. Con una caldera de *aram se ponía toda la grasa y se removia con un cucheron o *paló de madera para fundir y separa la manteca del restante, que se decían *greixons o chicharrones.

Una vez se había colado la manteca se llenaba la caldera de agua donde se hacía hervir la assadura, los pies, el vientre y todas las partes blandas del cerdo. De esto se decía carne del perol que después servía para hacer morcilla blanca o negra si se mezclaba la sangre.
Las partes más magras se picaban ,se aliñaban con sal y pimienta y se embutían con las tripas del cerdo para hacer butifarras o salsichones . Con las tripas más grandes hacían el morcón blanco y el negro.

El trabajo de limpiar las tripas la hacían las *mucaderes. Ellas iban casa por casa ofreciendo su trabajo.
Un golpe hervidas los morcillas se sacaba la caldera del fuego y se ponía a enfriar donde todavía se aprovechaba la manteca del *perol que quedaba tomado por encima del caldo. El caldo había la costumbre de repartirlo entre los vecinos que se lo comían como sopa.

Esta era la matanza del cerdo de hace unos cuántos años. Ahora aunque sea con instalaciónes y máquinas más modernas a Tocinería *Singla continuamos esta tradición. Criamos, engordamos los cerdos a la granja *Singla para así garantizar un producto mejor en nuestras tiendas.

DE LA GRANJA AL MOSTRADOR TODO LO PONDRÉIS AL CESTO!!