Esta web utiliza cockies propios y de terceros para optimizar y adaptarse a su navegación y preferéncias, además de otras tareas. Si continua navegando entenderemos que accepta nuestra Política de privacidad.

Acepta Más información

Los Orígenes

Cansaladeria Singla nace en 1968 creada por Francisco Singla y la Manola Soto, matrimonio que se dedicaba a trabajos bien
diferentes de la de hacer salchichas. Francisco era albañil. En aquellos tiempos Ia construcción estaba bien pagado y él se agarró al oficio que daba más dinero para sacar adelante una familia. Ambos tenían poco y Ia ambición de Francisco le decidió inicialmente por este oficio para ganarse la vida y hacerse una casa.
 
La Manola trabajaba en la oficina de la fébrica textil de Sant Benet haciendo tareas administrativas. Era una persona muy trabajadora y sacrificada, inquieta por los estudios y la cultura que poco se pensaba que acabara en una "Tocineria".
 
La historia sería muy diferente si no fuera por Joan Vilajoana, el tío Juan, un buen tendero y negociando vinculado a los tratos con animales y cereales. En Francisco estaba decidido a comprar un almacén de construccion pero fue su tío quien le dijo: "Francisco en Navarcles lo que hace falta es una Tocineria" según el tío Juan Francisco se sabría espabilar con los cerdos, el deshecho y la elaboración y la Manola sería una gran dependienta y vendedora. No hace falta decir nada más, acertó de pleno. Ambos se vertieron al proyecto y Joan les dio una mano, sobre todo económico, todos los inicios son difíciles.

Los Productos

Cansalaoleria Singla es una empresa especializada en la carne de porcino y sus derivados. Es lo que hemos hecho siempre y lo que sabemos hacer.
 
En los inicios Ia gama de productos se reducía al deshecho y en algún elaborado como botifarra, fuet, salchichón, morcilla y del perol.
 
Se elaboraban con herramientas muy rudimentarias y mediante un trabajo manual majoritériament. El secado de los productos también se hacía en "el aire ilius". Con el paso del tiempo se ha ensanchado la gama de productos para así cubrir todas las necesidades de nuestros Clientes.
 
El género fresco: ha modificado sus formatos y presentación. Los elaborados y embutidos han ido ampliando su gama a medida que la empresa ha tenido más herramientas, máquinas y espacio para trabajar los productos correctamente.
 
A día de hoy ofrecemos un variado y amplio abanico de productos para el disfrute de nuestros Clientes.
 

Equip humà

Son muchos los empleados que durante estos años han trabajado en la Cansaladeria en un periodo más o menos largo. La mayoría de ellos han aprendido el oficio en la casa con el trabajo y la experiencia del día a día y su voluntad de hacerlo bien. La empresa siempre ha buscado la fidelidad de sus empleados y que ellos se sientan parte activa, procurando así que estén el máximo de tiempo posible.
Los casos de la Rosa Mari, Ia Sara, Rosa, Bea, en Quicopep, Ia Montse o Mónica en son ejemplos ya que son desde el primer día en algunos casos o desde que tienen edad de trabajar. Una de las Claves de I'aniversari que celebramos es el compromiso de su equipo humano, ninguna empresa puede crecer sin la aportación y el esfuerzo de los que son día a día.
Celebramos estos 50 años con la satisfacción de haber hecho crecer la casa no olvidando nunca nuestras raíces y el qué somos; una tienda de pueblo.
La carne criada en casa, el respeto a los productos elaborados, el trato cercano y sobre todo una enorme voluntad de envía y ofrecer lo mejor a Clientes que día a día confían en nosotros.
Todos los que estamos a su servicio le damos las GRACIAS por habernos hecho crecer y sólo podemos decir que continuaremos esforzándonos para que cuando termine su compra marcháis con una sonrisa de nuestra casa.

Nuestros abuelos y el cerdo

En las casas de nuestros abuelos normalmente tenían animales por su propio consumo. El cerdo era uno de ellos puesto que aparte de que podía comer de todo después una vez sacrificado se aprovechaban todas sus partes *desde los pies hasta la nariz.
Era un animal que todos los labradores criaban y cuando lo tenían bastante graso lo sacrificaban . Normalmente lo hacían en invierno puesto que la carne se conservaba mejor y era cuando el hombre necesitaba más alimento para combatir el frío.
Así como había un matadero municipal( *matadero) para sacrificar ganado de lana y de cabras, los cerdos se mataban en la calle delante de casa. El ayuntamiento no dejaba que se mataran los cerdos todos los días del año. Daba permisos según el tiempo que hacía ,solía ser del mes de octubre al mes de marzo.

La mayor parte de la carne ( costilla, hígado, lomo::) se conservaba o con sal o haciendo el que se decía “ el confitado” que consistía al hacer hervir la carne y ponerla en jarras llenas de la misma manteca del cerdo.
La parte de la espalda y del cuello( tocino) la salaban y la colgaban a la despensa por el consumo de todo el año.
Algunas familias *benestants tenían el privilegio de matar más de un cerdo y así poder salar alguna pierna ( jamón). La pierna la cubrían con sal y por sobre ponían piedras para así favorecer que se escurriera toda el agua de la carne. Para asegurar su curación se tenía que girar alguna vez. Este *proceso ya lo utilizaban a la edad mediana y se mantuvo casi hasta todo el siglo XX.

La matanza del cerdo la hacía toda la familia del más chico hasta el más grande. Para empezar se separaban las partes de magro y las de grasa. Con una caldera de *aram se ponía toda la grasa y se removia con un cucheron o *paló de madera para fundir y separa la manteca del restante, que se decían *greixons o chicharrones.

Una vez se había colado la manteca se llenaba la caldera de agua donde se hacía hervir la assadura, los pies, el vientre y todas las partes blandas del cerdo. De esto se decía carne del perol que después servía para hacer morcilla blanca o negra si se mezclaba la sangre.
Las partes más magras se picaban ,se aliñaban con sal y pimienta y se embutían con las tripas del cerdo para hacer butifarras o salsichones . Con las tripas más grandes hacían el morcón blanco y el negro.

El trabajo de limpiar las tripas la hacían las *mucaderes. Ellas iban casa por casa ofreciendo su trabajo.
Un golpe hervidas los morcillas se sacaba la caldera del fuego y se ponía a enfriar donde todavía se aprovechaba la manteca del *perol que quedaba tomado por encima del caldo. El caldo había la costumbre de repartirlo entre los vecinos que se lo comían como sopa.

Esta era la matanza del cerdo de hace unos cuántos años. Ahora aunque sea con instalaciónes y máquinas más modernas a Tocinería *Singla continuamos esta tradición. Criamos, engordamos los cerdos a la granja *Singla para así garantizar un producto mejor en nuestras tiendas.


DE LA GRANJA AL MOSTRADOR TODO LO PONDRÉIS AL CESTO!!

Cansaladeria Singla
Carrer La Vinya, 2
08270 - Navarcles (Barcelona) 
938270380
Fax:93 827 05 12
SHARES OUR SITE IN
Compartir Twitter Compartir Facebook
VISIT US ALSO IN
n° visitas: 197314